El 25 de febrero de 1941 la ciudad de Amsterdam amaneció distinta. Los tranvías no funcionaban. La noche anterior, se había decidido realizar una huelga general. ¿Para qué? Para protestar contra el trato que los ocupantes nazis de Holanda estaban dando a los judíos, a sus vecinos.

Nueve meses antes el país fue ocupado por la Alemania nazi, a pesar de su neutralidad, en el marco de la invasión a Francia. La legislación antijudía impuesta allí fue acompañada por el hostigamiento de las SS y del partido nazi local.
El 11 de febrero, uno de los miembros de dicho partido fue gravemente herido por pelear con un grupo de jóvenes judíos en las calles. Tras su muerte unos días más tarde, se intensificaron los ataques a la población judía y el 22 de febrero unos cuatrocientos judíos fueron deportados a campos de concentración. Se debe mencionar que los nazis no habían decidido aún el asesinato sistemático de los judíos europeos.
El 24 de febrero, en una reunión al aire libre en Noordermarket (Amsterdam) los trabajadores de los tranvías y miembros del partido comunista holandés, decidieron ir a la huelga en contra del antisemitismo desplegado en su país. Al día siguiente, miles se sumaron a la huelga y otras ciudades se hicieron eco de la protesta. La represión no tardó en llegar, así como el apresamiento y asesinato de muchos de los organizadores.
La población holandesa dio hace 76 años una demostración de solidaridad pública con los judíos que no existió en otras latitudes europeas durante la guerra. Y si bien existieron acciones de resistencia clandestinas, la huelga de febrero fue la primera y única acción civil pública de protesta contra las políticas antijudías que los nazis llevaban en la Europa ocupada.
A pesar de ello, la población judía de holanda fue una de las más castigadas en el transcurso de la Shoá y fue destruida en un 90%. Es importante rescatar estas historias que demuestran que hubo excepciones dignas de ser recordadas.

holanda

Por el Lic. Jonathan Karszenbaum, Director Ejecutivo del Museo del Holocausto.