The heritage area of the Holocaust museum of Buenos Aires has in charge the organization of the museum regarding reception, ID, research, conservation, digitizing and communication of the heritage goods that in the majority for donation arrived at the institute.

The museum´s collection has above 4000 elements, three-dimensional and bi-dimensional objects, direct Shoa witnesses, or people who precede or roll the occasion. Apart from this, you will also find documentaries, certificates, passports, laissez passers, badges, prisoner´s uniform, objects from armed conflicts, daily life or religious. All of them have a great historic, documental and testimonial value.

In accordance with the objects that are not shown, the museum count with a guard hall which respects all international parameters achieving the place to be appropriate and with prime bio-environmental conditions. No mechanical facilities are used. The guard hall is to preserve and retain every valuable piece the museum has.

The heritage area count with many communicative scenarios available to approach the Shoa remembrance as the last exhibition: “Shoa, truths and lies”.


The museum would like to invite the whole national and international community to visit the Holocaust museum and fill with Shoa visual testimonies in order to learn, study, cogitate or just watch.

580

Insignia obligatoria usada en Zagreb. Expuesta en la muestra Una historia. Seis millones de historias del museo.

 

703

Insignia obligatoria usada en Francia. Expuesta en la muestra permanente.

 

Insignia obligatoria con Estrella de David. Exhibida en la exposición permanente.

Insignia obligatoria con Estrella de David. Exhibida en la exposición permanente.

 

Muñeca de trapo donada por la familia Salzer, realizada con yute y multipiezas. Existen en el mundo muy pocas muñecas de estas características. Puede verse en la muestra Una historia. Seis millones de historias del museo.

Muñeca de trapo donada por la familia Salzer, realizada con yute y multipiezas. Existen en el mundo muy pocas muñecas de estas características. Puede verse en la muestra Una historia. Seis millones de historias del museo.

 

Con esta pequeña valija, vestida de color rojo, un libro de cuentos en idioma sueco y una muñeca, la pequeña Mónica Dawidowicz, sobreviviente de la Shoá, llega el 4 de marzo de 1947, luego de dos días de viaje en avión, a Montevideo, Uruguay, para luego afincarse definitivamente en Argentina. La valijita se puede ver en la exposición permanente del museo

Con esta pequeña valija, vestida de color rojo, un libro de cuentos en idioma sueco y una muñeca, la pequeña Mónica Dawidowicz, sobreviviente de la Shoá, llega el 4 de marzo de 1947, luego de dos días de viaje en avión, a Montevideo, Uruguay, para luego afincarse definitivamente en Argentina. La valijita se puede ver en la exposición permanente del museo.

 

Libro de recuerdos, manuscrito de memorias infantiles, poesías y dedicatorias, década de 1920. Donado por Miriam Vogelfanger. Expuesto en la muestra Una historia. Seis millones de historias del museo.

Libro de recuerdos, manuscrito de memorias infantiles, poesías y dedicatorias, década de 1920. Donado por Miriam Vogelfanger. Expuesto en la muestra Una historia. Seis millones de historias del museo.

 

Placas que indican el orden de llamado para leer el texto sagrado de la Torá. Pertenecientes a la Sinagoga de Brette Baden, Alemania. Fueron recogidas por el padre de la donante Beate Hermann de Walkeimer, de los escombros resultado de la destrucción promovida por la serie de pogromos y ataques combinados contra los judíos ocurridos en la Alemania nazi y Austria, durante la noche del 9 y 10 de noviembre de 1938, llevado a cabo por tropas de asalto conjuntamente con la población civil, llamada “Kristallnacht” o “La noche de los cristales rotos” en español. Las placas fueron entregadas en donación por su hija y pueden verse en el museo.

Placas que indican el orden de llamado para leer el texto sagrado de la Torá. Pertenecientes a la Sinagoga de Brette Baden, Alemania. Fueron recogidas por el padre de la donante Beate Hermann de Walkeimer, de los escombros resultado de la destrucción promovida por la serie de pogromos y ataques combinados contra los judíos ocurridos en la Alemania nazi y Austria, durante la noche del 9 y 10 de noviembre de 1938, llevado a cabo por tropas de asalto conjuntamente con la población civil, llamada “Kristallnacht” o “La noche de los cristales rotos” en español. Las placas fueron entregadas en donación por su hija y pueden verse en el museo.