La misión central del Museo del Holocausto es mantener viva la memoria la de la Shoá y sus consecuencias para toda la humanidad.
Su función es investigar, transmitir, informar, difundir y educar, para concientizar a la sociedad acerca de las graves consecuencias del racismo, la discriminación, la xenofobia y el antisemitismo.