Un día como hoy, hace 30 años, fallecía en su ciudad natal de Turín el reconocido escritor italiano y sobreviviente del Holocausto, Primo Levi. Su paso por Auschwitz fue una experiencia que marcó toda su obra narrativa y ensayística.
Levi nació el 31 de julio de 1919 en una familia liberal judía de origen sefaradí. Se graduó en Química en la Universidad de Turín en 1945, pero debido a su condición de judío se enfrentó a muchas dificultades para encontrar empleo. Dos años más tarde se unió a la resistencia antifascista italiana, pero el 13 de diciembre de 1943 fue arrestado por la milicia fascista y entregado al ejército de ocupación alemán. En febrero fue deportado a Monowitz, uno de los campos de concentración que formaban el complejo de Auschwitz, donde pasó diez meses antes de que el campo fuera liberado por los soviéticos.
Terminada la guerra Levi regresó a Italia y ejerció como químico industrial en Turín. Sin embargo, la vuelta a casa y a su trabajo de químico supuso una normalidad imposible de soportar para quien había conocido el horror de los campos de concentración. Pronto empezó a escribir sobre lo vivido en el campo, su largo periplo por la Europa del Este y su experiencia como sobreviviente, en las memorias que se convirtieron en la emblemática Trilogía de Auschwitz: Si esto es un hombre (1947), La tregua (1963) y Los hundidos y los salvados (1986).
Levi murió el 11 de abril de 1987 en circunstancias todavía inciertas. Su relato resignificó el valor de los testimonios de los sobrevivientes de la Shoá y la importancia trascendental de transmitir las brutales condiciones de los campos nazis.

primo-levi