La Asamblea General de las Naciones Unidas designó al 27 de enero –aniversario de la llegada de los aliados al campo de exterminio Auschwitz-Birkenau- como el Día Internacional de Recordación de las Víctimas del Holocausto con el objetivo de honrar a las víctimas del Nazismo e impulsar el desarrollo de programas educativos para prevenir futuros genocidios.

En este día el Museo del Holocausto de Buenos Aires reafirma el compromiso que asumió hace más de veinte años con la tarea de preservar la memoria, transmitir las enseñanzas de la Shoá y educar en derechos humanos para combatir el odio, la violencia y la discriminación en todas sus formas.