El 19 de abril de 1943 un grupo de jóvenes dijo: ¡NO!

Iniciaron el levantamiento del Gueto de Varsovia. Se enfrentaron al ejército que había conquistado Europa. Con unas pocas armas brindadas por la resistencia polaca y con un hambre de años, batallaron durante tres días. Luego se refugiaron bajo tierra por cuatro semanas hasta la liquidación final del Gueto.
Su líder de 24 años Mordejai Anielewicz era del movimiento juvenil Hashomer Hatzair (sionistas socialistas). Comandó la Organización Judía Combatiente (ZOB). Lo acompañaron Marek Edelman del Bund (socialistas) y junto a Antek Zuckerman y Tzivia Lubetkin del movimiento Dror.
El otro grupo combatiente, la Unión Militar Judía (ZZW), era menos numeroso y fue liderado por Pavel Frenkel, de los sionistas revisionistas del Betar.
El levantamiento del Gueto de Varsovia fue la primera de muchas acciones armadas contra los nazis en diferentes guetos y campos. Se arrojaron a una lucha que los llevaría a una muerte segura, sin chances de vencer, pero con una marca imborrable e invalorable en la memoria colectiva judía.

Por ese grito se conmemora hoy en la Argentina el día de la Convivencia en la Diversidad Cultural.
Honramos su memoria.